Mar 04, 2020 15:22 PM

La actividad económica en México ha sido decepcionante desde hace tiempo, pero en 2020, al seguir altamente expuesta al crecimiento en Estados Unidos y enfrentar los efectos del nuevo coronavirus, verá una menor demanda en las exportaciones, baja en remesas, flujos de turismo y, potencialmente, también en la entrada de inversión extranjera directa, advirtió el banco internacional de inversión Goldman Sachs.

En un reporte en el que analiza los efectos del brote de Covid-19 en América Latina, recortó a 0.6 por ciento el estimado de crecimiento de este año para la economía mexicana, del uno por ciento previo, al tiempo que, advirtió, el Banco de México (BdeM) se verá forzado a acelerar la baja en sus tasas de interés por efecto de la epidemia.

La publicación, encabezada por Alberto Ramos, fue inmediata al sorpresivo recorte de 0.5 por ciento a la tasa del Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal, que por los riesgos crecientes que plantea el coronavirus para la actividad económica la dejó en un rango de uno a 1.25 por ciento.

Goldman Sachs estimó que la tasa de referencia del BdeM –actualmente en 7 por ciento– será reducida en 0.5 por ciento durante la reunión de política monetaria del próximo día 26 y a ésta seguirán tres recortes adicionales, hasta que termine el año en 5.75.

Hay mucho espacio para recortar, ya que la tasa sigue siendo considerablemente contractiva, sostiene el reporte. En México, en lugar de estímulo fiscal, las reducciones de tasas más rápidas y más profundas se justifican porque la política monetaria está lejos de ser neutral, añadió.

Ello, al tomar en cuenta una economía con crecimiento prácticamente nulo durante siete trimestres consecutivos y que además se contrajo en 2019.